Entrevistas




CRISTINA SOLDAN, DERROCHE CREATIVO EN SEVILLA

Cristina Soldán es una diseñadora Sevillana que nos sorprendió el pasado día 24 de junio en la pasarela de MOVE Moda Sevilla 2013.

Su colección fue esencia misma de magia y  embrujo. Patrones  de cortes muy elaborados que parecían esculpidos al cuerpo, con volúmenes estratégicos que realzaban las proporciones femeninas y contribuían a embellecer a la mujer.

Consiguió conjugando tan sólo dos tejidos, modernidad y sofisticación. Eligió tonos verdes, naranjas y amarillos con tendencia dorada y el siempre elegante color negro, adornados con tachuelas puntiagudas que le daban el toque tan de tendencia actualmente.

Su colección incluía trajes de coctel, dos piezas, pantalones, monos e incluso vestidos joyas, sutilmente discretos por delante para sorprendernos con impresionantes espaldas descubiertas que le daban un toque de sensualidad añadida.

En definitiva, un derroche de “savoir faire”, una costura de soberbias siluetas y unas ideas de pura adrenalina creativa, una cita de excepción a la que tuve el lujo de asistir.

 

Tras esta breve presentación os dejo la entrevista que le hice y  fotos de la colección que presentó en el desfile.

-¿Por qué una diplomada en Empresariales se plantea estudiar diseño de moda?

-La moda es algo que siempre he tenido presente, desde muy pequeña  ya compraba todos los meses las revistas y veía desfiles, pero lo tenía como un hobby. Hice empresariales porque quería aprender sobre el funcionamiento y la gestión de una empresa que es algo que siempre me ha llamado mucho la atención y cuando estaba ya en el último curso de carrera pensé ¿y si pudiese compaginar mis dos pasiones? Entonces decidí estudiar diseño de moda con la idea de enfocar mi vida al diseño y la gestión de empresas de este sector.

-¿Cuándo empezaste realmente a diseñar? ¿Con qué edad?

-La respuesta exacta a esta pregunta no la sé, siempre me recuerdo diseñando y haciendo mis figurines cuando apenas sabía dibujar, si teníamos que hacer un dibujo en la guardería yo pintaba a una muñeca muy bien vestida con todos sus complementos. Supongo que tendría unos cuatro o cinco años.  Esos fueron mis comienzos y nunca he parado de diseñar. Cuando ya era universitaria en mis ratos libres hacía figurines  y diseñaba ropa para mi familia y amigas o para mí.

 

-¿De dónde te vino el gusto por la moda? ¿Cuándo supiste que realmente esto es a lo que querías dedicar tu vida?

-El gusto por la moda siempre lo he sentido, de pequeña me fijaba muchísimo en los zapatos, me encantaban los tacones como a la mayoría de las niñas. Compraba las revistas dónde venían las colecciones de pasarela cuando todavía no se podían ver por internet…y puede que me diera cuenta de que era a lo que quería dedicar mi vida cuando en la época de exámenes de la carrera mi manera de despejarme era dar un paseo por las tiendas y ver lo que se llevaba.

-¿Cuál ha sido tu inspiración para diseñar esta colección?

-Mi colección BYAKKO está inspirada en una leyenda japonesa. BYAKKO significa tigre blanco, que es un animal de gran belleza, exclusividad y que trasmite mucha fuerza y valentía.

-¿Cómo la definirías?

-Es una colección muy femenina y fuerte que resalta la figura de la mujer, con una línea de hombros anchos y cintura bien marcada. Se ajusta al tipo de mujer para el que me gusta diseñar, valiente, elegante y sofisticada como BYAKKO.

-¿Con qué tejidos te gusta trabajar?

-Me gusta mucho trabajar con la seda, creo que salen cosas maravillosas y con mucho movimiento. En contraste, el cuero y la piel también son de mis tejidos favoritos, aunque luego las que utilizo en las colecciones depende de lo que quiera transmitir en ese momento, de la inspiración…etc. Me gusta experimentar y probar con diferentes tejidos.

-¿Color preferido?

-Suelo utilizar casi siempre colores ácidos, tonos anaranjados, verdes y amarillos. No podría elegir ningún color en especial aunque sí es verdad que me gusta mucho el negro porque resalta la belleza de la persona y no le resta protagonismo.

-¿Con qué estilo te identificas?

-Me gusta mezclar varios estilos adaptándolos a lo que sienta y quiera expresar en ese momento. No me gustan las cosas extremadamente sencillas ni tampoco el exceso sin sentido, creo que en el equilibrio está la clave para un buen diseño.

-¿Quiénes han sido tus referentes en el mundo de la moda? ¿Qué diseñadores te gustan más? ¿A quiénes admiras?

-Admiro muchísimo a Alexander Mcqueen y Jean Paul Gaultier, diseñadores  fabulosos con un talento y una creatividad increíbles, me gusta mucho Balmain, Donna Karan, Hannibal Laguna y Valentino. Y como referente tengo a Balenciaga, diseñador español que fue tenaz y constante y consiguió que su firma se convirtiese en atemporal.

-¿Qué papel juega en tus diseños la emoción y los sentimientos? ¿Te gusta reflejarlos en tus creaciones?

-Pienso que las emociones, sentimientos y el estado de ánimo en el que se encuentre cada uno siempre influyen a una persona creativa, son cosas que salen a la luz y no se puede evitar, solo que a veces somos conscientes de que queremos plasmarlas en nuestras creaciones y otras no.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 



RAFAEL ARBIDE, FOTOGRAFÍA Y MAGIA EN SEVILLA
 
Hoy os presento la primera entrevista de este blog, una sección en la que intentaré mes a mes traeros a personajes interesantes. Para empezar he pensado que en un blog de moda el mejor comienzo era entrevistar a un fotógrafo y profesor de modelos, y por eso he entrevistado a un gran profesional y amigo.

A Rafael Arbide ha sabido captar el alma de muchos rostros conocidos. Es un hombre extrovertido con un toque de fresca locura, creador de imagen y visionario tras el objetivo de una cámara. Madrileño de nacimiento se trasladó a Sevilla a los tres añitos para vivir a caballo entre Triana y los Remedios.

Ha sido profesor de fotografía de la agencia dobleerre durante ocho años, sin embargo tuvo que pasar por la Ingeniería Informática para darse cuenta de que lo suyo era la cámara, y que su poder reside en capturar imágenes que inmortalizan cualquier momento insignificante agrandando su esencia.

 
Aquí os dejo la entrevista.
 
-¿Cómo te definirías?

-Empezamos con una pregunta difícil.

Quizás podría decirse que soy un generalista, hago un poco de todo y no me especializo en nada. Soy de la opinión de que los que hacemos fotos mostramos lo que hay, desde nuestro punto de vista, pero si no hay... hay que seguir buscando. Por tanto tal vez se me pueda tachar de inconformista.

Soy cercano, necesito estar cerca de lo que fotografío y quiero ser diferente. Creo que nunca deben copiarse ideas, pero sí aprender nuevas técnicas, ya sea por iniciativa propia o de los grandes maestros de esta profesión.


-¿Y tú estilo? ¿Qué ves a través de la cámara?

-Mi estilo es muy mío, no sé si es bueno o malo pero... es el mío.

No me importa perder detalle, no me importa que haya movimiento o que la foto esté movida, la foto tiene que llamar la atención y luego contar lo que tú quieres contar, y si puedes... dejar a la gente con gana de más. Me encanta el blanco y negro.

A través de la cámara veo...algo diferente, es como si te metieses dentro de una caja, dejases de existir para el mundo, y pudieses volar entre personas y objetos, capturando imágenes que sabes nadie más va a volver a ver. Y cuando veo algo que me interesa, que me impacta, aprieto el botón (así de simple), luego medito unas décimas de segundo sobre si lo que he capturado era lo que yo quería y si es suficiente.

Ahora quiero también fotografía construida, algo que requiere mucho tiempo.
 
 

-¿Qué significan para ti los términos luz y color?

-Luz lo es todo, es necesaria, en mayor o menor medida, muchas veces incomprensible y caprichosa. Es el vehículo que trasporta la información de lo que hay allí, nos ayuda a enseñar y a esconder.

El color muchas veces implica ruido dentro de la imagen, genera sentimientos, actitudes, deforma la realidad, o a lo mejor es la realidad en sí misma. Desde luego, bien utilizado, no necesita ni tan siquiera de las formas para llamar la atención y generar un sentimiento.


-Háblame de tu trabajo en la Escuela de modelos dobleerre.

-Inicialmente participé en la realización de las prácticas de las futuras modelos, para posteriormente entrar de lleno en la formación dando clase de pose fotográfica desde un punto de vista muy práctico. Los objetivos han sido perder la vergüenza ante las cámaras y llamar la atención para luego dirigirla al producto que se vende.

Me ha permitido participar de la educación de lo que va a ser nuestro futuro, reforzando las ideas de responsabilidad y profesionalidad, de saber estar, de respeto por tu propio trabajo y por el de los demás.

Y he recibido el mejor pago que se puede recibir, el cariño y respeto de alumnos y padres.

Ha sido una etapa en mi vida muy importante y se lo agradezco a Raquel Revuelta y a su adorable prima Marta, y por su puesto a todo el equipo de la escuela y la agencia, por haberlo hecho posible.


-De todas las mujeres a las que has fotografiado, ¿hay alguna en especial que te haya llamado la atención por algún motivo?

-Sí, un par de ellas, pero prefiero no decir nombres. Me han hecho emocionarme durante la sesión de fotos, las ves ahí, posando, ejecutando su papel a la perfección, todo un arte, como si de un ballet se tratase, como si te cantasen una canción al oído, sólo para ti.

 




-¿A quién te gustaría fotografiar en un futuro?

-A la gente sencilla, a los mayores, a la gente de mundo, a los trabajadores natos, a los soñadores, a los locos, en definitiva, a todo aquel que no se cree simplemente que lo es y además lo refleja en su rostro.



-Y, para terminar, ¿Qué proyectos tiene actualmente Rafael Arbide?

-Siembra y cooperación en cualquiera de las facetas en las que trabajo. Se ha acabado la cultura del pelotazo y los patrocinios, ahora toca sobrevivir a esta situación incómoda en la que “nuestros poderes"  nos han sumido, y pensar en un futuro lejano en todos los sentidos, tanto desde el punto de vista temporal como en relación con la distancia.


Tenemos que poner lo mejor de cada uno de nosotros, aunar esfuerzos, formar a quienes van a luchar a partir de ahora para tratar de subsistir todos nosotros y nuestra cultura.